Post para los amigos solitarios

Yo no celebraré el día de San Valentín. No me preocupa en absoluto, porque el 14 de febrero, para mí y para algunos de ustedes, corazones solitarios, este jueves no se aleja de otros 14 de febrero pasados donde nos dimos cuenta que estábamos solos.

El 14 de febrero decimos, es el día de la exclusión, el día donde sólo se cuenta de par en par, el día donde más se mira el cielo, donde más se vive de noche. Ese día el número uno no vale, y el tres sale sobrando. Pero hay, amigos mangaches, muchos “unos” regados por ahí, muchos “tres sobrantes” que buscan uno más. Este post es para ellos, para nosotros.


Porque si el 14 de febrero es el día del amor, donde los impares somos excluidos, siempre hay una idea revolucionaria que va en contra del sistema. Esa idea tan sencilla y gratificante para los corazones solos, es celebrar el mismo 14 de febrero el día de la amistad. Un día con 2 caras de distinto color. Un día que para los amantes es un círculo cerrado, egoísta y excluyente; para los amigos sin embargo – ese conjunto de “unos” y de “sobrantes tres” – goza de otra cara 180 grados opuesta: es un día de integración, del compartir máximo, un círculo que tiende a hincharse y reventar.

Sigue leyendo

Primera carta que no enviaré

Este texto lo tengo en mi bandeja de Borradores hace casi dos semanas, aun no me atrevo a mandarlo. ¿Qué espero? Un simple Sí.

Guardado en la carpeta de Borradores (1):

Hoy me di cuenta que soy un cobarde. Me refugio tras las palabras porque sé que es una de las pocas cosas que sé hacer bien. Pero quizá esté bien – digo, hacerse el cobarde – al enfrentar algo tan grande, tan complejo y tan particular en cada experiencia como es el amor.
Un sentimiento con demasiadas tonalidades, que generalmente empieza siendo de colores tenues – en la etapa inicial de dudas y cuestionamientos – y llega a transformarse en un rojo intenso capaz de destruir el mundo y romper corazones (o tal vez juntarlos, ¿por qué no?); y en esta etapa – la del rojo intenso – es lo único que nos mantiene vivos.

Sigue leyendo