El valor de la carne

el último post de mi amigo malarrabia http://gafasnuevas.blogspot.com/ dice mucho de los ultimos acontecimientos sucedidos a los asiduos a este blog. para los que les da flojera leerlo, éste narra cómo se solucionó el problema de créditos de los no garduados del que yo hablo líneas abajo. malarrabia describe de manera excelsa el clima de tensión previo a la buena noticia: nos vamos a poder graduar a pesar de dejar más de 10 crédiutos obligatorios este año. a todos nos importaron, sobre todos las primeras 5 palabras del decreto.
a muchos se les ha nivelado la presión arterial después de la noticia, yo me ahorré una llamada a mi casa con malas nuevas. abrazos, besos, alegría, diversión, felicidad, kikiriki, paz, amistad y el festejo a lo dinho de mi hermano chávez. pero todos nos olvidamos de quien luchó por que las noticias sean buenas para todos mientras los demás sólo nos dedicábamos a llenarnos la boca de maldecires y a reclamar entredientes.
juan carlos CARNEro, el pata que se sienta en las primeras filas, con quien ingresé a la universidad en el 2003, a quien le presté mi terno para la graduación de su china (que se fue a china), compañero de largas horas en clases (porque nunca banquea este maldito), fanático de matsuo basho y de los secretos archivos que comparte con moto; este post esta dedicado a ti.
Anuncios

fascinante pero cruel

“…¡jajajajaja!, estoy seguro que mi mamá va a moquear horrible en diciembre cuando me gradúe…”,

yo sabía que al decirle esto último a mi amigo alex peric debí decir también “diciembre del 2007”, grave error y ahora les voy a contar por qué:

la historia comenzó a finales de mi quinto ciclo en la universidad. tenía como background el haber sido un alumno sobresaliente en estudios generales (cuando los cursos sólo eran una extensión de lo que me enseñaban en el colegio) no había jalado nada, ¡nada! y eso que ya era asiduo a las bancas y la pensión yapur era punto fijo para las borracheras. lo que sucedió fue simplemente que me retiré de un curso, todos decían que era un maricón, muchos de ellos lo jalaron, pero nadie podía predecir lo que, años más tarde, ese jalado multitudinal produciría en todos.

Sigue leyendo

…ya viene el Pacazo Resentido…