Haiku estúpido sobre la sabiduría intrínseca de los útiles escolares

El cartón es más
fuerte que el papel.
Pero el papel corta.

En las entrañas de la bestia

Respirar hondo. Tratar de mantenerse en pie después de la sobrecarga de información que trata de abrirse paso a través del nervio olfativo y llegar al cerebro con el efecto de un elefante que patina sobre hielo por primera vez. Esa fue más o menos la sensación de una primera olfateada de un provinciano servidor en el centro de Lima.
Este lugar vive, no en el sentido místico-esotérico-retórico que se usa cuando alguien grande pasa a mejor vida, sino más bien como un inmenso tejido vivo. Nacido hace 472 veranos, creció, partes de él crecieron a su vez, tanto que adquirieron una identidad propia (se reprodujo) y ahora, vieja y rancia, entre espasmos y secreciones, se resiste a seguir muriendo.
Como todo freak show, el “mostruo de las mil cabezas” es fascinante. Obviamente, vivir aquí sería otra cosa, pero es un simpático destino para hacer turismo de aventura.
Seguir leyendo