COBARDÍA (por Adrián)

En experiencias tan insignificantes como las de un niño se pueden encarnar problemas irreparables para el hombre.

Eran las diez y treinta de la mañana. Los treinta y siete grados de temperatura sofocaban aún más su cuerpo cansado por el viaje desde la también calurosa Piura. Al bajar del avión el panorama frente a él era simplemente hermoso. El cielo totalmente claro, el sol radiante, la abundante vegetación y la tierra roja marcaron en aquel niño una imagen inolvidable.Llevaba tres horas en aquella ciudad y ya se había aclimatado, el hotel era raro pero acorde a la ciudad, la graciosa forma de hablar de los oriundos le encantaba y la comida era para él un delicioso manjar jamás antes probado.
Al día siguiente de su llegada, su madre lo llevó a conocer su nuevo recinto de estudios.Las clases en el colegio ya habían comenzado. Durante el tiempo que su madre conversó con el director, Julito observó y analizó cada aula, cada patio, cada profesor, cada pedazo de tierra de su nueva escuela. De reojo miraba atentamente sus nuevos compañeros, cómo se comportaban, qué juegos tenían, qué tan educados eran y por supuesto qué tan mal hablaban. Su carácter siempre inquieto y burlón le había despertado un espíritu de investigación sobre cada uno de los detalles de sus nuevos amigos. Cuando su madre terminó la conversación con el docente, y partía con Julito hacía el hotel, del aula más lejana salió con rumbo a la dirección del plantel, el ser más bello que este niño había visto en su corta vida. De largos y rizados cabellos dorados, piel trigueña y hermosos ojos aparecía ante él, la niña de sus sueños, en realidad, a partir de allí se convirtió en la mujer sus sueños.
Eran las siete de la mañana de su tercer día en Orellana. Julito ya cambiado con su nuevo uniforme, estaba dispuesto y más motivado que nunca para ir a la escuela. Al llegar al colegio ubicó su salón. Eras el sexto “B” de primaria, el aula más lejana del colegio, la última; pero eso a él no le importaba, estaba feliz pues sabía que allí encontraría a aquella preciosa niña. Al entrar en el aula, el bullicio calló, las miradas se volvieron contra él, comenzaron las murmuraciones; y la interminables gotas de sudor caían de su frente. El profesor entró y lo presentó, la vergüenza lo estaba invadiendo, el tutor le asignó su lugar y él procedió a sentarse. Durante toda la clase observó y admiró a su nueva compañera de aula, Karina, la hermosa niña que al parecer también se había fijado en él. Al finalizar las dos primeras horas de clase, Julito se propuso acercarse a la niña y entablar una conversación, que según él terminaría con una invitación a la heladería del hotel. Terminó el recreo y nuca se levantó de su carpeta, la cobardía le ganó la partida.
Siguieron dos largas y aburridas horas de matemáticas, durante las cuales intercambiaron miradas y sonrisas, pero nunca palabras. En el siguiente recreo se trazó la misma meta. Esta vez se levantó, se dirigió a ella y cuando los grandes y verdes ojos de Karina se posaron sobre él, cambió de rumbo y entabló conversación con el que tiempo después sería su mejor amigo. Terminado el tiempo libre y frustrado por su incapacidad decidió trazarse nuevamente la meta, esta vez para la salida. El timbre sonó y como es común, todos salieron corriendo, a excepción de Karina que al parecer intuía lo que quería hacer Julito. Él recogió sus cosas mientras la miraba con miedo, ella se arreglaba el pelo como preparándose para el encuentro, ambos alargaban cada uno de sus movimientos, como para hacer interminable el momento. Julito enrumbó hacía la primera carpeta donde se encontraba ella, respiró profundo, la miró y faltando menos de un metro se dijo a sí mismo la frase que hasta hoy a sus veinte años mediocremente pregona: Mañana lo haré.
PD:
Por todos los que no llegamos ni al intento y ya hemos fracasado… Shaggy, Gallo, Morris y yo. Moto, tú no, ya la cagaste.

¿Es usted un peruano discriminable? (cita + dedicatoria)

Tomado del panel de mensajes de ComicPerú, quienes a su vez lo tomaron de Electrónica Perú (link pendiente). Se me pasó de largo, mejor lean la nota y la dedicatoria en distintos momentos para no cansarse.

“Hace unos años, cuando se construyó el complejo Larcomar bajo el antiguo parque Salazar de Miraflores, fue considerado un paso adelante en la modernidad. Sin embargo, a pesar de las escaleras automáticas y las cadenas de comida rápida, Larcomar también refleja la complicada herencia del Perú colonial, dado que se trata de uno de los lugares donde son más visibles las viejas prácticas de segregación racial.

>>En el Perú, todavía es un tabú hablar del racismo imperante y muchas personas, cuando se les pide que se autodefinan,
normalmente dicen “mestizo”. Así responden no sólo los verdaderos mestizos, sino los peruanos de rasgos europeos, andinos o africanos, porque el término es suficientemente ambiguo como para evitar una categorización que pudiera tener connotaciones incómodas.

>>Sin embargo, existen actualmente individuos a quienes se les paga para que clasifiquen y discriminen por criterios raciales a sus compatriotas. En el complejo Larcomar más de 20 personas se dedican a esta actividad. Nadie impide a mestizos, andinos o negros acudir al cine UVK, tomar un café en el Laritza o cenar en el Pardo’s Chicken. Pero, a unos pasos de estos locales, se encuentran aquéllos donde existe la prohibición sistemática de ingresar, extendida a los extranjeros de rasgos similares (mexicanos o bolivianos, por ejemplo). La Ley 27049 claramente prohibe estas prácticas, pero el cumplimiento de la ley no parece ser parte de la “modernidad” de Larcomar.
Sigue leyendo

Contracrítica: Porque yo lo valgo

Bienvenido a Sin City. Una ciudad que atrae a los tipos duros, a los corruptos y los solitarios. Para algunos es un lugar oscuro. Insensible. Para otros es su hogar. Policías corruptos. Mujeres sensuales. Vigilantes desesperados. Muchos quieren vengarse. Otros redimir sus pecados. Y también hay quien espera conseguir un poco de las dos cosas.

Definitivamente no todos pueden leer comics. Del mismo modo, no todos pueden jugar bien a las cartas, el fútbol, ajedrez, hablar bonito o escuchar las opiniones de los demás. Así que no me sorprendió en realidad ver que no haya pegado en todo el público la película, y mucho menos en esos críticos de la vieja escuela, de los que aman el cine de autor (porque está hecho sólo para el autor) y cualquier desarreglo narrativo que venga de Europa en un rollo (el Dogma me hizo mejor persona, ahora conozco el mal que NO debo hacer). Esos son los que escriben cosas así:

“…”

Pues no, no me tomé la molestia de buscar las malas críticas. Que si el movimiento de cámaras, que el procedimiento no es revolucionario ni nada, que si la sangre no es de ese color o que la esvástica no es suficientemente aerodinámica para cortar con tanta precisión. ¿Y qué? Si uno quisiera violencia realista compraría Rocky IV o Saving Private Ryan. Si quisiera corrección fílmica iría a ver algo de comedia o aventura que no necesita casi nunca desarreglos en la línea temporal.

¡Oh, calamidades, estrépitos y repámpanos! ¡No se puede porque el argumento es flojo y las motivaciones débiles! [chasquido de dedos] Rayos, ¿y ahora cómo mantengo contentos a los críticos? No importa, ya nadie se preocupa por leerlos. Y lo que se lee son los extractos positivos, no todos vendidos, sino que ahora recuerdan lo que se llama crítica constructiva e impulso al negocio del cine, es decir, hacer que la gente vaya a ver las películas en vez de tratar de convencerlas de hacer quebrar los negocios. El que cague las ganas de la gente de ver una pela no es un cinéfilo, es un acaparador, un egoísta y un abusador de su posición mediática.

Por suerte queda gente de mente abierta y cultura más amplia, que logra hacer el puente entre los géneros y las distintas formas de arte para entender las cosas como Diso manda. De ellos, los que son gringos (los 4 gatos gringos cultos que quedan) dicen:

“A half-hour too long, brutal, crude and relentlessly juvenile, a work designed to appeal to the anti-social 13-year-old inside all of us.”(James Verniere, BOSTON HERALD) “Media hora demasiado larga, brutal, ordinaria e implacablemente infantil, una obra diseñada para atraer al púber antisocial que vive dentro de todos nosotros”.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
“Any movie that makes Brittany Murphy palatable must be amazing… the first true successor to Pulp Fiction.”Willie Waffle, WAFFLEMOVIES.COM “Cualquier película que haga verse apetecible a Brittany Murphy debe ser impresionante… ¡¡la primera sucesora verdadera de Pulp Fiction!!”.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
“Sin City has more severed heads, dismemberments and acts of cannibalism than The Silence of the Lambs and Freddy vs. Jason put together. I loved it!”Staci Layne Wilson, HORROR.COM “Sin City tiene más cabezas cortadas, desmembramientos y actos de canibalismo que El Silencio de los Inocentes y Freddy vs. Jason juntos. ¡Me encantó!
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
“You’ve got to hand it to Miller and Rodriguez. Their Sin City is no place for tourists.”Geoff Pevere, TORONTO STAR “Tienes que reconocérselo a Miller y Rodríguez. Su Sin City no es lugar para turistas”.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
“Sin City is a hard, cold, relentless assault. It’s also something Hollywood seems to have given up on: a bold, uncompromised vision.”Peter Travers, ROLLING STONE “Sin City es un asalto duro, frío e implacable. Es también algo que Hollywood parece haber dejado de lado: una visión audaz e inflexible”.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Bueno, al final fue todo una vil excusa para mandar a volar a los críticos destructivos, darle algo de movimiento al blog y poner fotitos. Por cierto, las críticas vienen de http://www.rottentomatoes.com/m/sin_city/. ‘Nuff said, larga vida y prosperidad, que la Fuerza los acompañe, supervitaminícense e hipermineralícense. Vean la pela aunque sea en DVD. No compren piratería (pídalan prestada). Y al resto del equipo: ¡¡¡¡¡VUELVAN A ESCRIBIR, MALDITA SEA QUE NO QUIERO TENER TANTO POST MÍO SEGUIDO!!!!