Un amigo difícil de olvidar (por Adrián, aunq tampoco lo olvido – Morris)

Hace tres años llegó de chiclayo dispuesto a estudiar. Lastimosamente este propósito sólo lo logró los 3 primeros ciclos de los cinco que duró su instancia en Piura. Su físico, muy particular, lo hacia resaltar de entre todos los cachimbos de ese año. Quién iba a pensar que ese gordito graciosón terminaria siendo uno de mis mejores patas. Lo conocí gracias a un amigo, a su mejor amigo. Verlos juntos era inevitablemente chistoso. Ambos chatos, uno execivamente gordo y el otro execivamente flaco y extraño. Al principio pensé que era un chico tranquilo y hasta reservado, me hizo falta solo una semana para saber que era definitivamente lo contrario. Recontra bromista, jovial y sobretodo “jodido”, porque eso sí, cuando te agarra de punto no te deja. De broma en broma, trago en trago y largas conversaciones en las bancas de la u,este particular personaje fue adhiriendose a nuestro grupo, a tal punto de olvidarse que su facultad era Derecho y no Comunicación. Con el transcurrir del tiempo lo fuimos queriendo cada vez más, y sus bromas, chistes, particulares tomadas de pelo, apódos y demás cojudeces del “Chato” se nos hicieron indispensables en nuestros eternos dias de universidad.Gracias a una confusión en secretaría de Estudios Generales, tuve la suerte de llevar Historia del Perú con el Chato. Criticar a la profe era la especialidad. las críticas iban desde cómo enseñaba hasta la particular forma de vestir que tenía. Nuestro paseo a la huaca fue inolvidable, cantando coplas y con ellas jodiendo a cuanta mujer se cruzara. Lo mejor de todo fue el reportaje. Lo llamamos “Héroes del silencio” . Con su gorra de expedición, un polo manga cero y la cámara en mano, el Chato, mismo Moore, y yo hicimos el reportaje, con el único fin de recordar a nuestro gloriosos excombatientes del conflicto del 41 – excombatientes ja!!-: viejos de mierda vaciloneros que nos tomaron el pelo tres horas y no nos dieron ninguna declaración (palabras propias del Chato). Cuántas experiencias hemos tenido con el chato: la playa, los almuerzos de ingeniería, los partiditos con los Saint Philips Soccer, la jato de Anita Yapur, la banca, las tribunas en olimpiadas, la primera manifestación del P.E.N.E (Partido de Estudiantes No Estudiosos), Mirones, Antes de caer, Pisterio, las chupas con los mangaches, etc.Las experiencias con el Chato son interminables e inolvidables y ojalá no sean irrepetibles. Pero como todo tiene su fin, la vida del Chato en Piura colapsó. Sus notas a partir del cuarto ciclo habían bajado, así que recapacitó y decidió retirarse de la u. Pero como los muchachos dicen: el Chato se retiró por problemas familiares……no se familiarizaba con los cursos.
Ahora el Chato ya no está, nosotros seguimos igual de estúpidos, chongueros y jodidos que antes, pero nos hace falta ese gordito garciosoón hijo de una grandísima p… que nos hacía reir y hasta llorar con su humor. Así es pues, este gordito de mierda se hace extrañar. JOBA te queremos… y a tu hermana también…
En la proxima entrega: “Todos somos cañete”… para que no se resienta MANNY.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s